La Rioja (España)

8 dic. 2011

Santa María de La Redonda




La Concatedral de Santa María de La Redonda de Logroño se asienta sobre un antiguo templo románico. Desde 1453 es colegiata y en 1959 fue elevada a categoría de concatedral
Logroño.
El edificio actual es fundamentalmente del siglo XVI, aunque con numerosas reformas del siglo XVIII por lo que su aspecto exterior es plenamente barroco.
Lo más espectacular de la concatedral de Logroño es su enorme fachada occidental, trabajada a modo de retablo pétreo con tres cuerpos y siete calles con esculturas de Evangelistas, ángeles, etc. También las dos fachadas laterales son de comienzos del siglo XVIII.Las dos torres laterales llamadas "las gemelas" son buen ejemplo de la monumentalidad de los campanarios barrocos riojanos .Tiene varios cuerpos superpuestos: los más bajos de sección cuadrada, el superior octogonal y un chapitel cuajado de pináculos como remate.




Las dos torres de la Concatedral de Santa María la Redonda, tienen accesos independientes, desde el atrio de la puerta principal del templo. En ambos casos la escalera perimetral, en torno a un eje cuadrado macizo, desemboca en la correspondiente sala de campanas.
La torre norte conserva los ejemplares más recientes, y no es improbable que solamente tuviese una o dos pequeñas, para hacer señales desde el templo. La parte superior de la torre es inaccesible.

En la torre sur se encuentran las campanas más antiguas, que son las del reloj, y las mayores, presididas por una gran campana romana fija. El acceso a la parte superior es muy arriesgado pero posible a través de unas escaleras de madera inestables.
Desde la calle la principal característica de ambas torres es de servir de nido a innumerables cigüeñas, así como a palomas y otras aves menores.



Un poco de historia

En el siglo X el Camino de Santiago cruza el río Ebro por un puente que da origen a una población que con el tiempo sería la ciudad de Logroño.

En el año 1095, el rey Alfonso VI de Castilla otorga a este lugar un fuero franco para el asentamiento de pobladores y peregrinos. Con el transcurso del tiempo la población alcanza un notable crecimiento y se construyen las iglesias de Santa María de Palacio, Santiago el Real, San Bartolomé y Santa María de La Redonda, ésta última en el arrabal y separada del itinerario del Camino de Santiago. Se le llamó La Redonda por ser una iglesia románica seguramente octogonal, similar a las existentes en el Camino jacobeo de Navarra en Eunate y Torres del Río.


Por su desarrollo e importancia, en el año 1431 es declarada ciudad y en 1435 se le dota de una iglesia colegiata, en ese momento asociada al cercano e importante Monasterio de Albelda, en cuyo scriptorium se crearon importantes códices en la Edad Media. Entre todos los templos existentes se eligió La Redonda y se vio la conveniencia de levantar un grandioso templo en el mismo lugar de emplazamiento del austero románico. La construcción se iniciaría años más tarde en 1516 y en sucesivas reformas y ampliaciones se alargaría durante tres siglos.

En 1959 la colegiata de Santa María de La Redonda fue declarada concatedral con un rango inmediatamente inferior a las históricas catedrales de Calahorra (siglo V), y de Santo Domingo de La Calzada (siglo XI).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por vuestros comentarios!