La Rioja (España)

17 dic. 2011

Monumento al Fuero de Logroño




Vista frontal

El Fuero de Logroño es un texto de Derecho privilegiado local otorgado a la ciudad de Logroño en el año 1095 por Alfonso VI, Rey de Castilla y León. Se convirtió en fuero matriz de una extensa familia denominada fueros de francos, que se difundió principalmente por el actual País Vasco y el Camino de Santiago. Circunstancias históricas de su concesión La Rioja, después de dos siglos de ocupación musulmana (714-922) en los que estuvo bajo la dominación de los Banu Qasi, fue un territorio que se convirtió en un enclave musulmán entre dos zonas ya conquistadas por navarros y castellanos. Las incursiones de unos y otros inclinaron la balanza hacia una pronta castellanización: aunque perteneció en un principio a Navarra, en 1076 fue incorporado a Castilla por Alfonso VI, a la cual estuvo vinculado con algunos intervalos, en uno de los cuales el monarca le concedió el Fuero de Logroño (1095), el cual fue confirmado y adicionado por Alfonso VII en 1147 (este es el texto que se conserva, y no el original) y Sancho III en 1157. En 1168 volvió de nuevo a incorporarse a Navarra, en la cual se mantuvo hasta 1180. Con motivo de esta incorporación, Sancho VI confirmó de nuevo el Fuero de Logroño en 1168. Asimismo, fue confirmado por Pedro I de Castilla en 1351. Aunque la fecha de 1095 es comúnmente aceptada, Gonzalo Martínez Díez considera que es más probable la fecha de 1092, época de la campaña del Cid Campeador contra el conde García Ordóñez y la ocupación por parte del primero de Alberite, a tenor de la referencia que da el texto de la confirmación del mismo por Alfonso VI

Vista posterior 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por vuestros comentarios!